Decálogo de Ilexina
Sobre Ilexina

Decálogo de Ilexina

Ilexina nace con el ánimo de poner a disposición de todo el mundo 4 extractos vegetales, sobre los que se ha trabajado mucho para obtener un producto de excelencia.

Estos 4 extractos vegetales son resultado de la experiencia de Rafael Cepa, médico internista, con más de 30 años de experiencia en hospitales y siempre cercano a la medicina natural. Las circunstancias le llevan a centrar sus esfuerzos en investigar en el mundo de la medicina botánica, enraizada en la tradición y en la naturaleza y enfocándose en los árboles y sus tejidos meristemáticos.

Los extractos han ido evolucionando a lo largo de 4 años, siempre bajo estas premisas que Rafael Cepa nos describe:

1- Los árboles como maestros: en el seno de la naturaleza, consideramos a los árboles como maestros, como seres evolucionados y superiores. Mi intención es poder captar las cualidades específicas que emanan, que siento de mayor evolución que el resto de seres del reino vegetal.  La base de mis preparados son el pino y la encina, árboles oriundos de la zona en la que se elabora Ilexina.

Nuestra inspiración: pino y encina, árboles base del decálogo y de Ilexina

2- Integridad: respetar el todo. La naturaleza nos provee de todo lo que necesitamos y no me parece adecuado extraer partes a modo de principios activos.  Como no me parece tampoco adecuado tratar las enfermedades por el síntoma.  Respeto las partes íntegras de las plantas y su aprovechamiento al máximo, utilizando diferentes técnicas de extracción, con las debidas precauciones para no dañar nada.  Las medicinas tradicionales nunca aíslan principios activos de las plantas ni de los alimentos. No se toma sólo la curcumina de la cúrcuma ni sólo las proteínas de la leche. Se usan las plantas y los alimentos al completo, tal y como la naturaleza los ofrece. Y no sólo eso, se atiende al momento óptimo de recolección de las plantas, a procesarlas con sumo cuidado para no deteriorarlas, se cuida todo el proceso para que crezcan en las condiciones más favorables y por supuesto, libres de cualquier contaminación. No me olvido de mirar hacia la sabiduría tradicional.

 

3- Sinergia y efecto séquitoel todo es mucho más que la suma de las partes.  Dicho de otra manera, la unión del esfuerzo de dos individuos es superior a la suma de los esfuerzos de cada uno de ellos por separado. Los extractos base de árboles están asociados en Ilexina a extractos de otras plantas, en busca de una armoniosa colaboración entre ellos. Como en la medicina ayurveda o en la medicina tradicional china, utilizo combinaciones concretas, donde las plantas establecen una buena cooperación. “Synergo”, del griego “trabajando en conjunto”. Está demostrado que aislar principios activos y con ello anular el efecto séquito, resta eficacia a los efectos terapéuticos de las plantas, como por ejemplo se ha visto claramente al aislar los cannabinoides de la marihuana para su administración medicinal (*): pacientes que habían tomado marihuana, por ejemplo para paliar los efectos indeseables de la quimioterapia y pasaron a los comprimidos de THC tuvieron que volver a la marihuana por los mayores efectos secundarios de los comprimidos.

 

4- Concentración: menos es más. En un frasco de Ilexina se condensa la esencia de todas las plantas que contiene, sin partes superfluas, solventes ni agua innecesarios, sólo la cantidad justa. Nuestro método consigue una concentración muy elevada de sus principios activos naturales, una de las claves de su eficacia.

 

5- Dinamización: tengo en cuenta la parte más sutil de las plantas.  Si bien es un aspecto que no podemos demostrar ni etiquetar, aplico conceptos de reconocida sabiduría como la alquimia-espagiria y la homeopatía para actuar sobre su aspecto energético, potenciándolo. Estos son aspectos imponderables de nuestros productos, sin embargo, estoy convencido de que estas prácticas contribuyen a potenciar su eficacia.

 

6- Artesanal: elaboramos Ilexina en un pequeño laboratorio, de un modo artesanal, ayudándonos de máquinas sólo cuando hacerlo de modo artesanal restaría efectividad. Nos alejamos de la elaboración industrializada y basada en alta tecnología o en productos de síntesis.

 

7- Natural y ecológico 100%:  para elaborar Ilexina sólo utilizamos plantas ecológicas, pero no sólo eso, también la glicerina es ecológica y el resultado final, Ilexina, está certificado como ecológico.  Estos detalles pueden parecer sin importancia, sin embargo, para nosotros tienen una gran relevancia.  La certificación ecológica en las plantas nos garantiza la ausencia de pesticidas, lo cual es importantísimo en un extracto, donde para obtener unos pocos mililitros de extracto utilizamos cantidades sustanciales de plantas.  Si las plantas no están libres de tóxicos, estos tóxicos se concentran en el extracto, puesto que el extracto es por definición, un concentrado. Igualmente, la glicerina ecológica se ha obtenido de aceites vegetales de cultivo ecológico y es glicerina de elevada pureza.  Si la glicerina no es ecológica, puede contener no sólo los residuos del ingrediente del que procede, sino también de los procesos realizados para obtenerla. Como pueden comprobar, es realmente excepcional encontrar un extracto con certificado ecológico y que además utilice un vehiculizante ecológico (en este caso, la glicerina).

Flores de pino y encina

 

8- Mucho tiempo, poca temperatura:  considero importante cuidar tiempo y temperatura para no dañar ninguna parte ni principio activo de las plantas, por lo que nunca se sobrepasan 40ºC de temperatura en ninguna de las fases de elaboración y se respetan los tiempos prolongados que son precisos para cada fase, sin aceleraciones innecesarias.

9- Control y seguimiento: monitorizo minuciosamente todo el proceso de elaboración y también hago un seguimiento de las personas que toman Ilexina, si es que estas personas quieren colaborar conmigo. De esta forma, he podido comprender profundamente su efecto y he podido ir perfeccionando su formulación y procesos.

10- Humildad: la naturaleza es perfecta en sí misma y creo que no podemos aspirar a mejorarla.  Consciente en todo momento del desconocimiento humano, de la existencia de compuestos por identificar y de niveles de conocimiento a los que no tenemos acceso, elaboramos Ilexina, siempre abiertos a una mayor comprensión y aprendizaje.  Observo que cuando nos acercamos a la naturaleza conscientemente y desde un profundo respeto, nos ofrece sus regalos de incalculable valor terapéutico.  De hecho, son muchas las sorpresas que recibo de los efectos percibidos por los usuarios. Y no todos estos efectos tienen una explicación científica actualmente.

Rafael Cepa

Pequeña yema

Es nuestro deseo compartir estas pequeñas joyas que hemos conseguido “concentrar”.  Las joyas están ahí, en la naturaleza y desde Alvigra llevamos a cabo el proceso de concentrarlas cuidadosamente y ponerlas a disposición de quien quiera beneficiarse de ellas.

La elaboración de Ilexina es un proceso muy largo y con muchas fases, pero el verdadero proceso lo ha hecho la madre naturaleza, que es la que nos brinda el alimento con el que crecer y también las medicinas con las que aliviar nuestro crecimiento desequilibrado.

Ilexina materializa el carácter vocacional y de servicio de la persona que hay detrás de su desarrollo.

Para terminar, un texto de Matias De Stefano que queremos compartir, ya que ilustra perfectamente el espíritu fundamental con que ha nacido este proyecto:

El árbol maestro

El Maestro Árbol es el primero que ha venido a cumplir la Misión de Dios a la Tierra: “Anclar la Luz divina del Sol hasta el centro de la Tierra para iluminarla”.  Su misión es la misma que hemos venido a realizar todos los seres vivos por primera vez. Para poder ser cualquier ser vivo sobre la Tierra, hay que ser en primer lugar un Árbol, porque sólo así sabemos lo que significa anclar y canalizar luz.  Los animales vinieron luego a mover horizontalmente esta energía, y los humanos hemos venido a evolucionar a la divinidad anclando la luz conscientemente.  ¿A qué se refieren los maestros ascendidos cuando dicen que debemos mirar hacia adentro, en silencio, respirando prana solar, siendo columnas que sostienen el cielo, extendiendo nuestros brazos al sol y llevando profundas raíces a la Tierra?   Todos intentan seguir a los Maestros, pero nunca siguen a aquél que más claridad posee en su mensaje: “Yo soy una columna que irradia luz, bajando la luz de los cielos por mis brazos y mi corona a través de mi firme torso, llevándola a lo más profundo de la Tierra y dando vida a todos los seres a mi alrededor al exhalar esa luz desde la tierra”.  

Debemos ser árboles, con profundas raíces, en silencio, mirando hacia dentro, siendo conscientes de la luz que atraviesa nuestro ser, recibiendo la luz del cielo, pero sujetándola a la Tierra. Seamos columnas de Luz pura, exhalando nuestra luz e iluminando a nuestro alrededor.  No hace falta más que eso para contribuir a la iluminación de todos: ningún árbol se preocupa por los árboles que lo rodean, ninguno tiene pena por los que caen a su alrededor, sólo sostienen el cielo y la tierra unidos a través de su ser y de esa manera, sólo de esa manera, crecen bosques y selvas a su alrededor…

Matias De Stefano

 

Bajo una encina centenaria, primer principio del decálogo: árboles como maestros

Árbol maestro, con reverencia

Desde Ilexina, os deseamos Luz y Salud.

(*) https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3165946/

 

 

 

Deja un comentario